Entendemos que los sistemas informáticos nunca llegan a ser 100% impenetrables o invulnerables. Mucho se ha discutido de los problemas que puede crear para las personas cuando éstas disponen sus datos más sensibles en la popular Nube de Internet.

El caso que encontré en BBC Mundo me ha dejado impactado.

Según la BBC, el periodista Mat Honan se manejaba con todos sus datos en la nube. Tenía todos sus servicios (iCloud, Gmail, Twitter) sincronizados entre sí con todos sus dispositivos electrónicos (iPad, iPhone, MacBook).

Sin percatarse de lo que estaba pasando, de un momento a otro, toda la información de Honan desapareció de todos sus servicios y dispositivos. Además, se usó en su nombre la cuenta de Twitter. Los delincuentes informáticos se habían apoderado de todos sus accesos de cuentas de servicios y dispositivos electrónicos.

La nota relata que, gracias a Gizmodo, Honan logró contactar con las empresas proveedoras de esos servicios en la nube y pudo recuperar su información.

Pienso que lo más transendente es que, aunque halla recuperado la información, otras personas no deseadas tuvieron acceso a ésta.

En esta época, lo más fundamental e importante es la información.

Mi abuela me enseñó este refrán:
Antes era: vale quien tiene; Ahora es: vale quien sabe.

Fuente:
BBC Mundo - Muerte de un periodista electrónico en la nube