Pensé en redactar un mensaje electrónico para mis amigos de la Fundación Código Libre Dominicana (FLCD), de la cual soy miembro. Pero decidí escribir un artículo al respecto debido a la importancia que tiene la FCLD para la República Dominicana.

El país no tiene otra institución similar a la FCLD. La FCLD es una Organización No Gubernamental (ONG) y sin fines de lucro con la misión de Lograr que en nuestro país sólo se use la plataforma de Software Libre para garantizar la libertad científica y tecnológica y así acortar la brecha digital que mantiene nuestro país en desventaja con otros países. Su visión es Ser los principales expositores y activistas de la defensa del Software Libre en toda la República Dominicana. Fuente.

Conocí a Antonio Perpiñán, fundador y presidente de la FCLD, en el evento ExpoLinux v2.0 celebrado en las facilidades de la PUCMM en el verano del año 2001. No obstante, ya había visto el sistema operativo GNU/Linux antes de conocerlo. Desde entonces empezé a visitar la Fundación (en aquel tiempo aún estaba en el bachillerato). Los visitaba con poca frecuencia ya que disponía de poco recursos para moverme y tenia una carga pesada de estudios técnicos en electrónica en el Instituto Politécnico Pilar Constanzo.

Poco a poco me iba introduciendo al gransioso mundo del Software Libre. Cada año que concluía, la filosofía penetraba más y más en mi. No cabía duda que la filosofía del Software Libre iba con mis principios como individuo. Por esto la he aceptado.

El deseo de aprender, así como absorve líquidos una esponja, las tecnología de la información era insaciable para mi. No paraba de usar alguna distro del sistema operativo GNU/Linux en mi computadora personal (que compré inicialmente sin disco duro). Cuando no tenía computadora, compré una modem serial externo solo para usar GNU/Linux en las computadoras de mis amigos y navegar en Internet con software libre. No dejaba de sentir esa sensación satisfactoria por mostrarles a mis amigos cómo usar una computadora sin disco duro, y más aún, que puedan ver la cantidad de cosas que se pueden hacer. En esas ocaciones usaba la distribución Knoppix.

Solo quería aprender, aprender y aprender. Este deseo me impulsó a fomentar el auto-estudio. Dedicaba horas nocturnas todos los días, sacrificando tiempo para la universidad y mi carrera o para otras cosas personales. Pero no me importaba, porque creía, y creo, en el software libre. Creer en algo te da todas las fuerzas para seguir adelante, aún en las situaciones más adversas.

Leía el libro Básicamente GNU/Linux de Antonio Perpiñán. Quería aprender a usar y el funcionamiento de este sistema operativo.

Tenía mis propias ideas de una planificación de estudios. Como estudiante de ingeniería Electrónica poseía otros conocimientos que me ayudaban a ejecutar mejos esas ideas. Siempre pensaba en el mundo científico, de cómo (tecnológicamente hablando) llegamos a, por ejemplo, crear computadoras digitales. Quería hacer la cosas a un modo de perfección. Para inscribir las materias de físicas en la universidad decidí primero completar los cursos de matemáticas. También con los cursos de circuitos eléctricos, decidí primero completar los de física.

De esta forma podría llegar completar mi carrera con una base sólida de estas ciencias. Quería aplicar esto mismo al mundo de las tecnologías de la información en el ámbito del software libre y las redes de computadoras. Luego de obtener un poquito de conocimiento de lo básico de las redes entendí que para ser un experto en redes necesitas saber programación de computadoras, sistemas operativos, electrónica, química, física y matemática. Y talvez otras cosas más.

Luego de leer y leer y leer y leer. Inicie estudiando cómo funcionan las redes (auto-estudio) para entender el funcionamiento de los servicios de redes (correo, dns, web, enrutamiento, etc.).

Ya con una base de conocimiento en GNU/Linux empezé a impartir clases en la FCLD en el mes de agosto del 2007 en el módulo Básico del Diplomado GNU/Linux. Desde esa ocasión soy instructor. Actualmente imparto clases en todos los módulos del Diplomado GNU/Linux y todos los servicios del curso Servicios Empresariales.

Hoy ya es muy díficil alejarme del software libre. Simplemente no puedo. Va conmingo y mis principios.